La Historia de tu Esclavitud

por Stefan Molyneux

Sólo podemos ser encerrados en jaulas que no vemos. Este es un resumen de la historia de la esclavitud humana -incluyendo la tuya propia. Una producción de Freedomain Radio, la conversación filosófica más popular y exitosa del mundo.

(Si no ve los subtítulos en español, puede activarlos desde el botón que se encuentra a la derecha en la barra de YouTube).


Ver Video Original

Video para un Estatista

por Stefan Molyneux

En aras de la eficiencia, he decidido condensar en un solo video todas las discusiones que he tenido con el estatista promedio, para ofrecérselo a aquellos que sostienen que el gobierno es voluntario, que si no te gusta eres libre de irte, que la tributación no es violencia, etc.
También pensé que esto podría ser de utilidad para usted, dado que la vida es corta…


Traducido y subtitulado por FDRspanish.com
(ver video original)
Ver versión Escrita

El Ocaso del Estado: El Principio de No Agresión (Versión Escrita)

por Stefan MolyneuxHaz click aquí para ver este artículo en Video

Una vez, se creyó que la Tierra era el centro del universo, con los planetas, las estrellas y el Sol orbitando alrededor de ella. A medida que las observaciones mejoraron, extrañas complicaciones comenzaron a estropear este modelo, particularmente la órbita de Marte. Mientras la Tierra gira alrededor del Sol, Marte a veces parece retroceder a medida que lo superamos.

En un fútil intento por resolver este problema, se crearon teorías terriblemente complicadas de círculos dentro de otros círculos, enredando las matemáticas en un creciente caleidoscopio de interminable complejidad. Algunos valientes pensadores -y debían ser valientes en esos días- probaron colocando al Sol en el centro del Sistema Solar. Ah, entonces todo cobró sentido de inmediato.
El loco enredo del Sistema Ptolemaico de círculos dentro de círculos y de ecuaciones sobre más ecuaciones, se evaporó en un instante. Sólo necesitaban de unas pocas ecuaciones para una precisión perfecta.

La misma simplicidad, claridad y precisión les fueron reveladas a los navegantes cuando aceptaron que el mundo era redondo, en vez de plano, y a los físicos, cuando aceptaron el argumento einsteiniano de que la velocidad de la luz es constante.

Los sistemas basados en premisas falsas siempre se tornan cada vez más complicados, mientras se acumulan infinidad de correcciones y ajustes para intentar que parezcan más correctas. Tras algunas generaciones, estos errores acumulados se tornan tan ridículamente complejos que el sistema entero se vuelve insostenible y un tanto embarazoso. Incluso el inexperto capta que debe haber algo fundamentalmente equivocado en todo este lío, y algunas almas valientes sacan un papel en blanco, dejan de lado sus preconceptos, y comienzan de cero, basándose en la razón y la evidencia, y no en los errores acumulados de la historia.

El principio central de todos los sistemas de la moral humana es el Principio de No Agresión. Todos lo aprendemos cuando somos niños: No golpees, no empujes, no lastimes, no robes. Aprendemos que la violencia, la intimidación y las amenazas están mal, son inmorales, y que sólo empeoran cualquier problema que estés intentando resolver. Esa es la regla que se nos enseña cuando somos niños, y es una buena regla: consistente, lógica, empírica. Pero luego, cuando crecemos, si tenemos el coraje de verlo, entendemos que no es así como se maneja la sociedad adulta, en absoluto.

En la sociedad adulta, debes pagarle con dinero a un grupo de hombres y mujeres o ellos llamarán a otros hombres y mujeres con disfraces azules para que vengan y te lo quiten. Y, si tratas de defenderte de este robo, te dispararán. Esta es la realidad de las sociedades con gobiernos. Tu sociedad.

Sigue leyendo “El Ocaso del Estado: El Principio de No Agresión (Versión Escrita)” →

Dios, la familia y la biblia

Un examen de los contenidos morales de la Biblia, y su relación con nuestra familia y amigos….


Traducción y locución: LatinYoung20
Ver video original

Folleto para un Estatista (Versión Escrita)

por Stefan Molyneux

Haz click aquí para ver este artículo en VideoEn aras de la eficiencia, he decidido condensar en una sola página todas las discusiones que he tenido con el estatista promedio, para ofrecérsela a aquellos que sostienen que el gobierno es voluntario, que si no te gusta eres libre de irte, que la tributación no es violencia, etc.

También pensé que esto podría ser de utilidad para usted, porque la vida es corta.

Yo: Dime, ¿crees que apelar a la violencia está mal?

Estatista: Si, la violencia está mal, excepto en defensa propia.

Yo: De acuerdo, excepto en defensa propia. Así que dime, ¿cómo crees que se deberían resolver los problemas, si no debiéramos usar la violencia?

Estatista: Bueno, creo que la gente debería involucrarse más en política, y que los gobiernos deberían hacer “ABC”, “X”, “Y” y “Z”.

Yo: Pero, ¿cómo concilias tu objeción a la violencia con tu apoyo a los programas gubernamentales, dado que tales programas son financiados a través de los impuestos, lo cual es coercitivo?

Estatista: ¿Eh? ¿de qué estás hablando? Los impuestos no son coercitivos.

Yo: La tributación es coercitiva, ya que si no pagas tus impuestos, se te secuestra a punta de pistola y eres arrojado a la cárcel, en donde te disparan si intentas escapar.

Estatista: Pero vivimos en democracia; elegimos a nuestros gobiernos.

Yo: Estar obligado a elegir entre dos alternativas violentas no equivale a ser libre para elegir. Si el dueño de una tienda pudiese elegir a qué pandilla mafiosa le pagará el dinero para su “protección”, ¿podríamos argumentar que está eligiendo libremente? Si una mujer pudiese elegir entre dos potenciales maridos, pero será forzada a casarse con uno de ellos, ¿podría ella decir que realmente está “eligiendo” casarse? Sólo somos libres de elegir a un gobierno si tenemos la opción de no ser gobernados.

Estatista: Bueno, existe un “contrato social”, que vincula a la gente con sus gobiernos.

Yo: No existe tal “contrato social”. A menos que se le conceda el poder de representación, nadie puede lícitamente firmar contratos en nombre de otros. Si un hombre tiene la facultad de imponer unilateralmente su voluntad sobre otro y llamar a eso “contrato”, entonces por lógica un hombre puede violar a una mujer y llamar a eso un acto de amor.

Estatista: Pero yo acepto el contrato social, y tú también, sólo por el hecho de conducir en las calles.

Sigue leyendo “Folleto para un Estatista (Versión Escrita)” →

Impugnando al Estado

por Stefan Molyneux

Cada vez que surge el tema de la disolución del Estado, se mencionan dos objeciones recurrentes. La primera es que una sociedad libre sólo es posible si las personas son completamente buenas o racionales. En otras palabras, los ciudadanos necesitan un Estado centralizado porque existen personas malvadas en el mundo.

El primer – y más evidente – problema con esta posición es que si existen malas personas en la sociedad, también existirán en el Estado – y serán mucho más peligrosas. Los ciudadanos son capaces de protegerse a sí mismos contra  individuos malvados, pero no tienen ninguna posibilidad de hacerlo frente al enorme poderío policial y militar del Estado. Por lo tanto, el argumento de que el Estado es necesario porque existen malas personas es falso. Si existen malas personas, el Estado debe ser desmantelado, puesto que las malas personas serán las más proclives a utilizar el poder estatal para sus propios fines y, a diferencia de los matones privados, las malas personas del gobierno tienen a la policía y al ejército para imponer sus caprichos a una población indefensa (y normalmente desarmada!).

Lógicamente, existen cuatro posibilidades en cuanto a la distribución de buenas y malas personas en el mundo:

1. Todos los hombres son morales
2. Todos los hombres son inmorales
3. La mayoría de los hombres son morales, y una minoría es inmoral
4. La mayoría de los hombres son inmorales, y una minoría es moral

(Un perfecto equilibrio entre el bien y el mal es estadísticamente imposible)

En el primer caso (todos los hombres son morales), el Estado no es necesario, ya que el mal no puede existir.

En el segundo caso (todos los hombres son inmorales), no se puede permitir que exista el Estado por una sencilla razón. El Estado, suele argumentarse, debe existir porque hay gente malvada en el mundo que desea infligir daño a los demás, y que sólo puede ser disuadida por temor al castigo del Estado (policía, cárceles, etc.). Un corolario de este argumento es que, cuanta menos retribución teman estas personas, más daño harán. Sin embargo, el propio Estado no está sujeto a ninguna fuerza; él mismo hace la ley. Incluso en las democracias occidentales, ¿cuántos agentes de policía y políticos van a la cárcel? Por lo tanto, si la gente mala desea hacer daño pero sólo puede ser controlada o reprimida por medio de la fuerza, la sociedad no puede permitir que el Estado exista, porque las malas personas de inmediato tomarían el control del Estado con el fin de hacer el mal y evitar el castigo. En una sociedad puramente malvada, pues, la única esperanza de lograr estabilidad sería un estado natural, en donde la tenencia de armas generalizada y el miedo a las represalias disuadirían de sus malas intenciones a los grupos en conflicto. Sigue leyendo “Impugnando al Estado” →

El Mito de la Izquierda y la Derecha

Entrevista a Stefan Molyneux

No existe tal cosa como el espectro político de izquierda y derecha, sólo distintas formas de llamar a quienes nos quitan libertades de una u otra manera. Tiranía estatal y tiranía corporativa son las dos caras del mismo sistema.


Video Traducido y Subtitulado por FDRspanish.com

Demostrando la Moral Libertaria (En Video)

Uno de los desafíos centrales que enfrentan los libertarios es la necesidad de demostrar que la teoría moral libertaria es universalmente correcta, mientras que las teorías morales estatistas y colectivistas son incorrectas. Hoy en día, ninguno de nuestros oponentes argumenta que el gobierno es más eficiente que el libre mercado, o que el comunismo nos liberará, o que la propiedad privada es un robo. Todos los viejos dogmas socialistas han sido dejados de lado – y aún así la gente apoya el poder del gobierno, porque creen que el poder del gobierno es moralmente válido.


Traducido y Subtitulado por FDRspanish.com
Versión Escrita

El Ocaso del Estado: El Principio de No Agresión

Los sistemas basados en premisas falsas, como la teoría geocéntrica, siempre se tornan cada vez más complicados, y a la larga resultan insostenibles. Así como el Sol se encuentra ubicado en el centro del sistema Solar, el Principio de No Agresión se encuentra ubicado en el centro del sistema moral.


Traducido y Subtitulado por FDRspanish.com
Video Realizado por Freedomain Radio
Ver versión Escrita

The Matrix: El Estatismo Está Muerto

No vives en un pais…


Video Realizado por Freedomain Radio
Traducido y Subtitulado por FDRspanish.com
Video Original

blog writing service help writing a term paper research paper order online essay helpers can someone do my homework for me